martes, enero 15, 2008

luchar contra el apellido

Hay apellidos que pegan con la actividad profesional (Mario Montoto, de Montoneros, debe ser el caso emblemático) y otros que van en contra, como un periodista que se llame "Fuente Vieja". Pero en mi arbitraria opinión Jorge Fontevecchia acaba de superar a Lani Hanglin como el mejor entrevistador del país. Mirá que no es fácil superar a Lani y su mítico "Ahá" (que no aprueba ni desaprueba lo que acaba de decir el entrevistado, tan sólo consigna que lo ha oído, a la manera del "Ya" de los españoles, prounciado desde luego "ia"). Pero el tipo, Fontevecchia, labura muy bien. Pregunta con mayor idea que un periodista especializado, por ejemplo, en el interesante reportaje del domingo a Mario Blejer. Blejer es un torrente de sensatez. En varios párrafos pensé: "Ah, ahora me doy cuenta de que es esto lo que yo pensaba". Igual no entendí -ie., creo que no compartí- su visión sobre la esterilización en China y en Argentina. Pero claro, él trabaja en el Banco Central más antiguo del mundo y yo trabajo en mi huerta (ya me comí algunas lechugas, y los tomates en cualquier momento revientan de rojo).

5 comentarios:

El del 0.33% dijo...

Es muy capo. Muy capo. De todos modos no opino como él que dar redescuento hubiera generado hipeinflación, ya que la economía pedía a gritos dinero (las monedas regionales paleaban esta situación). No hubiera intervenido el dolar. Creo que tarde o temprando volvería a su valores razonables. Luego le buscamos el nivel que querramos cuando todos se calmen y se defina qué modelo se quiere. El overshooting del dolar definitivamente hay que frenarlo de alguna manera y ahi me parece muy acertado subastar bonos con tasas fuertes.

Tommy Barban dijo...

Que en todos estos años el mejor entrevistador del país sea Hanglin (a veces parece el único, un tipo que recuerda que la tarea consiste en preguntar, escuchar la respuesta, y repreguntar, que total el entrevistado se ahorca solo si es necesario) es un recordatorio que el periodismo, mal que les pese, es, junto con la iglesia católica, la institucion que menos ha evolucionado en democracia.

entretanto dijo...

Fontevecchia es buen entrevistador, es verdad, pero creo que podría hacer transcripciones menos extensas de sus entrevistas. Hay preguntas-respuestas que le sirven al entrevistador para crear el clima, pero que al final no resultan tan relevantes al lector. Es posible que Fontevecchia se enamore demasiado de sus entrevistas y después no se decida a qué dejar y qué no. No creo que sea un vicio exclusivo de Fontevecchia, sino de la muchos periodistas. La diferencia es que Fontevecchia tiene la posibilidad de reproducir de manera íntegra lo que se le cante. Por lo demás, pienso que no hay grandes entrevistadores en Argentina. Casualmente el jueves hablábamos del tema con dos amigos [uno de ellos Hernanii].

Ericus Leoruber dijo...

Yo sentí que era el mejor desde que leí por primera vez una entrevista (a Cavallo) y lo confirmé con Verbitsky. Yo creo que si editara más sus entrevistas se perdería su... magia literaria. Ahora que saque un libro con esas entrevistas...

yossarian dijo...

yo creo que le tiene que poner de titulo "conversaciones" en lugar de entrevistas, por momento opina tanto como el "entrevistado", no me gusta eso en un "entrevistador"... igual muy uena...