lunes, marzo 31, 2008

sobre el argumento de la renta extraordinaria (borrador)

Si la justicia distributiva reclamara que debe castigarse con un impuesto superior al marcado por el nivel general de impuesto a las ganancias a quien tuvo "suerte extraordinaria", tendríamos que haber puesto gravámenes especiales a los colocadores de parabrisas en aquel granizo, a los productores de grupos electrógenos con la crisis energética y a los que lograban fabricar tomates cuando estaban a $18 pesos -- una práctica no sólo arbitraria e impredecible sino además una que castiga justo al que está produciendo las cosas que el mercado más está demandando.

Es cierto que el capital se puede reproducir y la tierra no: nadie te impide entrar a la industria parabrisera pero hay una cantidad de sillas fija para la industria sojera. Por ese motivo, en la industria parabrisera el aumento de la demanda tiene un efecto precio en el corto/mediano plazo pero no el largo. En el largo, el aumento de demanda acaba traduciéndose en cantidades mayores y un mismo precio; mientras que la soja sube de precio y ese precio va al bolsillo de los "rentistas".

Pero hay que mirar a la tierra como un activo. A quienes creemos en el capitalismo, que los sojeros ganen mucho o poco nos resulta bastante baladí como argumento principal para el impuesto extraordinario, adicional al de las ganancias: el momento de "precios extraordinarios" estaba dentro de la distribución de probabilidades del negocio en el momento en el que el propietario compró su tierra o -si es que la heredó, práctica cuya justicia no es el caso discutir en este momento, y que en todo caso no difiere respecto a la herencia de otro tipo de propiedad- decidió no venderla, lo cual también es una decisión de inversión.

¿Cuál es la diferencia, desde el punto de vista de la justicia distributiva, con el que compra una acción o un bono y tiene una "ganancia extraordinaria"? Los bonos también pueden heredarse o comprarse; pueden subir y bajar de precio, incluso "extrordinariamente". Tenemos en este país un impuesto a los bienes personales. Podríamos, si queremos, poner un impuesto adicional a las ganancias de capital, categoría en la que habría que incluir a la tierra. Y a la inversión financiera no sólo no le cobran un impuesto extraordinario: no paga ganancias por el rendimiento (ej., el interés de un bono), mientras que la tierra si paga ganancias por el rendimiento (el arrendamiento rural).

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Aca le ponen retenciones a la renta extraordinaria de la tierra, porque jamas van a poder ponerselo al capital intelectual, pues a este ritmo llegaremos a los monos dentro de algunas pocas decadas.

Anónimo dijo...

Que hacemos con los que no tienen ni bonos, ni tierra, ni plazos fijos,ni sueldo en blanco, ni educación, ni seguridad, ni justicia...le amputamos tambien la esperanza?

Anónimo dijo...

Insisto, tenemos que volver a la exclavitud, muchas cosas se simplificarían, no hay que recaudar o pagar impuestos, viviriamos en confortables cabañas Tio Tom, festejariamos el cumpleaños del Zar y la Zarina, se viviría de esclavo seis dias a la semana y uno dedicado al descanso y el esparcimiento. El Zar se dedicaría a las cuestiones importantes del Reino, cuando cazar, pescar, cultivar, criar ganado, la forja de utensillos, el comercio y las industrias o las guerras con otros estados, y la Zarina se dedicaria a la caridad, la protección de los enfermos, los huerfanos y demás asuntos cortesanos. Por supuesto que si algo falta se terceriza y chau.

Anónimo dijo...

Habría que poner un impuesto extraordinario al nacimiento en territorio argentino. Si el nacido o nacida llega a los 20 años con el secundario aprobado tiene que abonar a partir de los 21 años cumplido U$S 1.000 por año. Si comenzó a estudiar a nivel terciario o universitario recibirá un subsidio semestral de $ 318,- más un descuento del 10 % en fotocopias.
Si llega a los 25 años de edad y tiene agún trabajo entonces la cuota aumenta a U$S 1.500,-
Por supuesto que para favorecer el mejoramiento de la economía y el bienestar de los argentinos, este impuesto como ningún otro impuesto directo o indirecto será aplicable a ningún estudiante, profesor o licenciado en economía, história economica, geografía económica, matemática económica, macroeconomía, microeconomía, sociología con orientación económica, musica económica, educación económica.

Anónimo dijo...

ni bloggero económico!!!!

Anónimo dijo...

ni bloggero económico!!!!

Palo dijo...

en el momento en el que el propietario compró su tierra o -si es que la heredó...

claro, dejaste de lado el modo histórico mas común de apropiarse de la tierra en Argentina, pero bueno, para que entrar en detalles, no?

Porque hay argentinos que nacen con el privilegio de la riqueza de la tierra y otros con la desgracia de revolver basura? Hay que asumir y respetar ese privilegio y esa condena?

Coincido con anonimo#2:

"Que hacemos con los que no tienen ni bonos, ni tierra, ni plazos fijos,ni sueldo en blanco, ni educación, ni seguridad, ni justicia...le amputamos tambien la esperanza?"

De eso se trata.
A esta altura las posiciones están descarnadamente claras. O estas a favor del privilegio, o estas a favor del derecho de la sociedad a tratar a la Argentina y sus bienes como bien común. Como usamos el bien común, lo discutimos luego.

Anónimo dijo...

Los que no tienen ni bonos, ni tierra, ni plazos fijos,ni sueldo en blanco, ni educación, ni seguridad, ni justicia, son simplemente los pobres damnificados del peronismo historico, aquel peronismo inventado que pregunto hace medio siglo.
"Que hacemos con los que no tienen ni bonos, ni tierra, ni plazos fijos,ni sueldo en blanco, ni educación, ni seguridad, ni justicia...le amputamos tambien la esperanza"?
Dicha ideologia lamentable respondio a su propia pregunta, de la siguiente manera: "Ay, no, por favor, no les quitemos tambien la esperanza, eso si que no, todo menos eso...eso nunca. Inventemos, Mintamos, hagamos fraude, revolucion, lo que venga, con tal de prometer, con tal de que esos pobres tengan, al menos, una esperanza"

El del 0.33% dijo...

Un aumento sostenido en el tiempo de un resultado positivo no es una ganancia extraordinaria.
Por definición.

Anónimo dijo...

Te faltó decir pobres siempre hubo y hacías bingo.

Olubec

Dr. Phibes dijo...

Rollo, me mareas.....este ultimo post parece una apologia anti retenciones. La semana pasada estabas a favor de las retenciones moviles. En que quedamos?

Anónimo dijo...

La verdad Rollo que coincido con el Dr. Phibes en que mareás. En lo que respecta a política comunicacional te estás pareciendo a Kristina con tus vaivenes. Desde el 11 de marzo te estoy puteando porque la impresión que me daban tus comentarios eran de estar a favor de las retenciones. No podía creer que un economista serio como vos las apoyase. Ahora, con este artículo casi se me pianta un lagrimón y me alegro que hayas vuelto a la razón y por fin condenes una aberración económica como los derechos a la exportación. Yo ya había mencionado en un comment que si la idea era distribuir riqueza lo que correspondería era un impuesto a las ganacias. Porque con ganacias resdistribuís riqueza y con las retenciones resdistribuís facturación. La riqueza es el acumulado de tus ganacias no de tu facturación bruta antes de costos. Si como productor facturás lo que sea, pagás retenciones, y al final salís hecho o perdés guita, quien te viene a ayudar desués de haber contribuido a mantener al resto de la sociedad? Por otro lado, alguien va a mencionar que la agricultura es una actividad sumamente riesgosa? Más bien la rentabilidad agropecuaria se calcula a largo lazo teniendo en cuenta los vaivenes de precios, los factores climáticos, etc. Por último, si bien es divertidísimo teorizar sobre política económica, en este caso dejémonos de joder y reconozcamos todos de una puta vez que lo único que busca este gobierno con las retenciones es seguir con la joda patagónica.

Flx

Anónimo dijo...

Yo pregunté que hacemos con ellos? No quise provocar la erupción de pelambre gorila. Quería una repuesta técnica.

Ericus Leoruber dijo...

Che, Flx, ¿bancarías una alícuota de ganancias personales del 60% arriba de los 20 mil mensuales si existiera la más mínima posibilidad de cobrarla con un costo que no anule la recaudación?
Qué bueno que los "economistas serios" no se dedican a impuestos.