domingo, abril 13, 2008

machismo aritmético

Uno entiende que a nuestros grandes humanistas no les interese la matemática, pero esa costumbre tiene sus riesgos. Le dice JP Feinmann a Fontevecchia:

"La mayoría de los tipos no se casan con mujeres inteligentes".

Corolarios posibles: (i) las mujeres inteligentes se casan menos que las no inteligentes; (ii) las mujeres no son, en su mayoría, inteligentes.

33 comentarios:

Estudiante crónica dijo...

No se si "menos inteligentes", pero si "con trabajos menos demandantes". Los hombres prefieren casarse con sus secretarias antes que con sus jefas.
http://www.nytimes.com/2004/12/14/health/14men.html
Medir inteligencia es complicado, pero hasta hace unos anhos, las mujeres con mas anhos de educacion se casaban menos. (ahora esa tendencia esta cambiando) http://www.csss.washington.edu/Papers/wp33.pdf
Todos estos datos son de Estados Unidos, no se si alguien habra hecho algo parecido en Argentina. Y claro, siempre hay outliers.

Ulrich dijo...

Cada vez se parece más al otro Feinmann.

distressed abd dijo...

Creo que Rollo estaba apuntando a una cuestion logica para desenmascarar los dichos “de taxista” del filosofo K por antonomasia. Si la “mayoria” de los hombres no se casan con mujeres inteligentes, asumimos que hay una gran cantidad de mujeres, si no una mayoria por lo menos una primera pluralidad, que no son inteligentes.

Es interesante tambien que si hay una correlacion inversa entre anios de educacion promedio de las mujeres y proclividad al matrimonio --namely las mujeres mas instruidas se casan menos-- es una interpretación falocentrica-heteronormativa, ademas de falaz, decir que es porque los hombres no se casan con mujeres inteligentes. Esto no se desprende de la correlacion, una interpretación igualmente valedera podria ser que las mujeres mas instruidas deciden no casarse y optan por la solteria, el concubinato, o son lesbianas.

Supongo que el paper que recomienda estudiante tiene en cuenta estas explicaciones alternativas, pero me parecio que estaba bueno dejar otra interpretacion que no nos deja a las mujeres como "objetos a matrimoniar", sino como sujetos con voluntad propia. Girl power! :)

Maq dijo...

Rollo, hay otro corolario posible: que la mayoría de lso hombres no se casen. Anyway, si (implícitamente) Feinmann estuviera diciendo q la mayoría de las mujeres no son inteligentes, ello podría deberse a que la mayoría de las personas no son inteligentes.

Estudiante crónica dijo...

Distressed, totalmente de acuerdo. Yo queria descartar la explicacion ii de rollo (que las mujeres no son en su mayoria, inteligentes con respecto a sus potenciales mates) Con todos los problemas para medir inteligencia, yo diria que hay una gran cantidad de personas (si no una mayoria, una primera pluralidad) que no son "inteligentes" -hombres y mujeres). Entonces la explicacion podria estar relacionada con el "girl power": las mujeres somos mas "picky" que los hombres. Otra cosa es que el mercado matrimonial no es "una mujer para cada hombre" (o viceversa): hay personas que se casan muchas veces, y personas que no lo hacen nunca. Los hombres se casan mas que las mujeres (porque son menos picky?)

Ana C. dijo...

Lo dijo mal el Feinmann ese. Los hombres se casan (y, por ende, se reproducen) menos que las mujeres, porque la "calidad" de los hombres está repartida mucho más injustamente que la de las mujeres.

(Digamos que la curva de distribución de atributos masculinos se parece mucho a la de la distribución del ingreso mundial, mientras que la de las mujeres se parece más a la de la distribución del ingreso escandinavo).

Unos pocos hombres se casan muchas veces y tienen muchos hijos. A otros no les toca nunca.

Anónimo dijo...

Yo creo que el tema esta en que si una de las dos partes es inteligente (ya sea el hombre o la mujer) no se van a casar.

Con lo cual los casamientos solo se dan entre hombres tontos y mujeres tontas.

Anónimo dijo...

Lo que si es cierto es que Feinman es un ladron inescrupuloso y un hacedor de short-tales para la choripaniada de los peronistas.

Anonima dijo...

Yo creo que los dos corolarios son acertados. Aunque el primero tiene varias derivaciones.

i) Las mujeres inteligentes se casan menos que las no inteligentes. Porque:
a) los hombres prefieren mujeres tontas. Son menos problemáticas.
b) las mujeres inteligentes prefieren no casarse por dos razones. 1) pueden hacerlo porque la inteligencia les permite obtener sus propios ingresos. y 2) la inteligencia les permite comprender que el matrimonio la transforma en sierva.

Anónimo dijo...

anonima
pq entonces la cohorte de mujeres inteligentes, universitarias, medio desesperadas buscando el candidato ideal?? no me digas que no existe, digamos, buscando el pico de gauss segun ana, que por definicion, no existe, y la consabida frase, ya no hay hombres, que las mantengan

Anónimo dijo...

Y que tiene que ver las matemáticas con la inteligencia?
Existe correlación entre estudiar o saber matemáticas y se reputado de inteligente.
Además que casarse, juntarse, aparearse con alguien menos inteligente podría denotar a su vez cierta falta de inteligencia, pero por supuesto no debe descartarse cierto embotamiento hormonal. Ya lo dijo Groucho, no sería socio de un club que me aceptara.

Anónimo dijo...

José Pablo Feinmann nació en Buenos Aires en 1943. Es licenciado en Filosofía y fue profesor universitario en la Universidad de Buenos Aires durante los primeros años de la década del 70.
Entre sus libros, considera Filosofía y Nación (1982) como su mejor ensayo, y La astucia de la razón (1990) como su mejor novela. Publicó además El peronismo y la primacía de la política (1974), Últimos días de la víctima (1979), Ni el tiro del final (1982), Estudios sobre el peronismo (1983), El mito del eterno fracaso (1985); El ejército de ceniza (1986), La creación de lo posible (1986), López Rega, la cara oscura de Perón (1987), Escritos para el cine (1988), El cadáver imposible (1992) y Los crímenes de Van Gogh (1994)–"una novela bizarra, extravagante y rara"–dice Feinmann.
Sus libros han sido traducidos al francés, italiano y la alemán, y sus guiones han sido filmados por Adolfo Aristarain (Últimos días de la víctima), Juan Carlos Desanzo (En retirada), Marcos Zurinaga (Tango Bar), Héctor Olivera (Play murder for me) y Eduardo De Gregorio (Cuerpos perdidos). Su último guión fue el de la película "Eva Perón", estrenada en 1997. Prepara actualmente una novela, El Ciervo Dorado, y es asiduo colaborador del diario Página/12 de Buenos Aires.

Anónimo dijo...

Feinman es un payaso, viejo, en la entrevista dice cualquier ganzada. Lo unico que dice de valor, es lo de los derechos humanos, de que si llegan hasta Peron...
Tienen que llegar hasta Peron, ese es un hijo de mil puta culpable de toda la barbaridad que hubo aca. Crea a los montoneros de mierda esos, y despues los manda a matar.
Recien me entero, pero era obvio que Peron fue una lacra.
Feinman es una especie de incredulo, no sabe ni de lo que habla.

Anónimo dijo...

No se, será que es domingo, es tarde, me viene cierta tristeza y entonces lo que dice Feinman realmente me consuela.

Anónimo dijo...

Envidia Rollo, envidia es ese sentimiento de admirar al alguien y no poder llegar a ser igual, Feinmann es licenciado en Filosofía mientras que vos solo estudiaste historia (y vaya a saber uno que historia te enseñaron).

Anónimo dijo...

Yo prefiero las mujeres inteligentes, pueden estudiar derecho, decir discursos, dialogar, imitar a Evita, etc. etc.
Néstor

Anonima feminista dijo...

anonimo, vos asumís que una mujer por ser universitaria tiene que necesariamente ser inteligente. Cuidado porque estás cometiendo un gravísimo error y eso puede llevarte a aparear con la hembra incorrecta y a tener vástagos genéticamente inferiores.

Recordá el corolario ii: las mujeres no son, en su mayoría, inteligentes.

Anónimo dijo...

El análisis o las simplificaciones de Feinmann respecto de la seguridad no son ninguna novedad y no es privativo de una clase social determinada, recuerdo cierta propaganda de tampones que apelaban a dicho sentimiento, mostrando a una joven estudiante de largos cabellos lacios, correr por las escalinatas de la Facultad de Derecho. Por supuesto que si el comercial fuera simplemente de algodón, lo adecuado hubiera sido mostrar a una proletaria originaria ingresando a una textil, o comentando con una compañera que entre parto y parto usa algodón estrella.

Anónimo dijo...

Si maxímizamos las posibilidades del consumo presente, en realidad es conveniente tener no uno, sino varios vástagos deficientes, dado que las deducciones fiscales son de por vida, existe la posibilidad de salir en la televisión, conocer un montón de visitadores sociales, ausentarse del trabajo, ganar juicios por mala práxis, escribir algún artículo sobre la inteligencia o las habilidades de fulanito o menganito y que te lo publiquen en la revista del domingo. Por supuesto que siempre hay el riesgo de encontrarse con algún desubicado que te cuestiona por qué los trajistes al mundo, pero ahí le pegás con el respeto a la persona humana, el socialismo, el capitalismo, o que simplemente con el No al aborto si al paco.

Anónimo dijo...

Que sarta de Boludeces y Roberto Sanchez necesitando un corazón y dos pulmones. Bueno con la cantidad de accidentes que tenemos creo que las probabilidades de encontrar donantes aumenta, lo cual tambien va ser una desventaja si funciona la nueva ley de tránsito

Anónimo dijo...

Si es cierto que las mujeres casadas son más inteligentes que sus conyuges, algunas se han casado con vegetales.

Anonima feminista dijo...

Anónimo, creo que no me entendiste bien. No estoy avalando tu teoría nazi. Yo cuando me refiero a vástagos genéticamente inferiores, no me refiero a personas con problemas genéticos sino a vástagos genéticamente inferiores, gente de inteligencia media para abajo, o sea, la gran mayoría de las personas, gente promedio, así como vos.

Anónimo dijo...

qué quieren que les diga? yo no veo mucha diferencia entre el dogma ateo de izquierda de jp feimann desde pagina 12 y el dogma cristiano de derecha de lucas llach desde newsweek. Son diferentes, pero son dogmas.
A su manera ambos tratan de dotarlos de cientificismo, pero en ese intento terminan pareciendose más a Tom Cruise y la cienciología (o como se llame). Son artículos de fe.

Anónimo dijo...

la gente inteligente no se casa: ver censo ee.uu (para personas con mayor educación) y censos de los países de la unión europea e, incluso, el último censo en la ciudad de buenos aires.
Lo único que puede tender a torcer la tendencia (a torcerla, pero ya no la doblega) es el factor de la ideología familiar: los fanáticos cristianos y los católicos que, a la vez, ocupan un lugar económico dominante (no en eeuu, si en san isidro tercermundo) se casan más que los ideologicamente más modernos (es decir, no sometidos a una creencia irracional de base moralista y que promueve la discriminación negativa). Por ende, casarse es un signo de falta de educación, menor capacidad cognitiva y por último adecuación a tendencias socioculturales retrógradas.
Walter

Anónimo dijo...

Proximamente...la respuesta de Roberto Galan a Feinmann...

Anónimo dijo...

¿Cual es el colmo de Roberto Galan?

Que le digan que no casa una.

Anónimo dijo...

Estimados todos:
El argumento de Feinmann se complica cuando analizamos paises claramente mas avanzados que la Argentina: aquellos donde se permite el casamiento de dos personas del mismo sexo... que diriamos.. la mayoria de los tipos se casa con tipos menos inteligentes.. un circulo vicioso (sic). Con el casamiento entre mujeres pasaria lo mismo. Ergo, hagamos lobby para el casamiento entre dos personas del mismo sexo.

Ericus Leoruber dijo...

Anónimo de las 10:17 pm, casarse o, mejor dicho, tener una relación estable puede ser y en muchos casos suele ser un placer en sí mismo.
Los dos corolarios son ciertos (aun cuando Feinmann NUNCA dice lo que vos citás): estudio mi segunda carrera en Exactas y hay nula presencia de físicas y matemáticas, pero también es cierto que, por alguna razón, las más inteligentes se casan menos.
"Según mi análisis, hay más pobreza, más hambre, hay más concentración de riqueza en los países centrales, por lo tanto, hay una emigración de los países pobres a los centrales que los alarma mucho" este tipo de "lógica discursiva" y barata con cero fundamentación empírica es lo peor que nos ofrece Feinmann, pero, en general, dice cosas bastante acertadas y lúcidas (salvando un par de prejuicios progres inverosímiles). Tachofascismo... jeje.
Ahora, mi problema es Fuentevieja. El tipo es genial entrevistando, pero no puede resistir el impulso a mostrar que leyó a Freud. ¡Como si Freud valiera algo!

Anónimo dijo...

yo intervine por lo que se decía acá sobre mujeres, inteligencia y matrimonio; no digo nada sobre las afirmaciones de José Pablo Feinmann, quien me parece un escritor mediocre y un pensador ridículo (y hoy estoy positivo, por eso me restrinjo a los eufemismos)
Walter

Ericus Leoruber dijo...

Sí, ya sé, el "vos citás" va dirigido a Rollo, Walter. A vos sólo te quería decir que una relación estable puede ser un fin en sí mismo, y entonces casarse funciona como un seguro de ese placer/bien (cuando crees que la otra persona tiene cierta probabilidad "peligrosa" a futuro de dejarte, le ponés un costo por separarse que reduzca esa posibilidad).

Anónimo dijo...

ericus, sos muy pero muy complicado nunca te vas a casar.

Ericus Leoruber dijo...

:(

Andrés el Viejo dijo...

Perdonen, pero la discusión gira sobre algunos supuestos no demostrados y ni siquiera verosímiles. El principal de ellos, que invalida todo, es que la forma única de relación entre hombres y mujeres y forma única de tener descendientes es "casarse".
Un ligero autoexamen demostrará a la mayoría de los polemistas que ese aserto es abusivo.