jueves, agosto 14, 2008

¿bloguín sigue pesificado?

Porque la campaña para que vuelva un devalueitor está a pleno.

Remember: las segundas partes nunca fueron buenas (pregúntenle a Cavallo).

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Rollo, te recuerdo que uno de los orgullos de los que Lavagna siempre se jactaba era el haber logrado una "devaluación exitosa", es decir el mantenimiento sostenido de bajos precios en dólares. O dicho de otra forma, un dólar alto con inflación baja. O, dicho de una tercera forma, un superávit de cuenta corriente persistente, al estilo de los países asiáticos. Sería interesante, en caso de que volviera a ser ministro, ver cómo puede arreglar la situación actual. Mi sensación es que ya no hay lugar para una nueva devaluación exitosa, porque el contexto de 2002/03 tenía puntos que hoy cambiaron radicalmente, a saber:
*no venimos de un desempleo de 25%
*no venimos rebotando de cuatro años de recesión
*no podemos seguir defaulteando deuda
*no podemos seguir trasladándole los costos del ajuste a las empresas de servicios públicos
*no se ve cómo podríamos subir la tasa de inversión con las malas señales políticas

Lo único que sí se puede seguir haciendo es estafar nuevamente a las afjp (ya se empezó)
De todas formas, Lavagna tiene gran autoridad intelectual y el nombramiento de un ministro en serio tendría, al menos, el efecto positivo de que Nestor dejaría de ser el ministro de facto.
Saludos,
FG

Anónimo dijo...

La próxima devaluación solo será la segunda, si se empieza a contar a partir de la última anterior.
Respecto de la devaluación exitosa, y el contexto del desempleo, etc, mi percepción de haberlo vivido en el microcentro se describe más facilmente por la imposibilidad de sacar los dolares de los bancos, es decir creo me parece que en un campo de concentración perfectamente se puede hacer una devaluación llevando el tipo de cambio a 30 pesos por euro o 300

Confiscado en el 2002 para licuar deudas dijo...

Estaría barbaro que vuelva Lavagna, así se incinera bien y no corremos el riesgo de que quede como un ejemplo a imitar.
No puede ser que toda la culpa de lo que nos espera en los próximos años sea achacado unicamente a su sucesor en el Ministerio de Economía (o sea, a Nestor Kirchner), cuando los grandes fundamentos del "modelo" los implementó Lavagna.
Hay que reconocer que con Lavagna el "modelo" habría tirado unos años más, pero tarde o temprano nos hubieramos estrellado.

Anónimo dijo...

Si vuelven los devaluators, yo voy a la plaza a defender el gobierno de NK.
Me parece que esa fras "las segundas partes nunca fueron buenas" salida del Quijote deberia reformularse.

casi nunca segundas partes fueron buenas, a veces fueron buenas pero no tan buenas como la primera. Como en el Quijote, el Padrino o en el segundo virreinato de Bianchi en Boca.

PG