miércoles, marzo 08, 2006

take a look

Excerpts del manual que entró en edición (hoy tuve que rasquetear la olla y no encontré ningún tema -- felizmente el derrumbe de los mercados nos encuentra como meros observadores):

Recuadro 11.1. Las consecuencias económicas de Mister Churchill

Winston Churchill y John Maynard Keynes fueron dos de los seis ingleses más importantes del siglo XX – y los únicos dos entre esos seis que no tocaron en los Beatles.

Keynes y Churchill sostuvieron una de las polémicas más famosas en la historia de la política económica. Poco después de terminada la Primera Guerra Mundial, la libra esterlina se cotizaba a alrededor de 3,50 dólares (de manera característica, los ingleses expresan el valor de su moneda señalando a cuántas unidades de otra equivale en lugar de consignar cuántas unidades de la propia moneda hacen falta para adquirir divisas de otro país). Por muchas décadas antes de la Primera Guerra, tanto la libra como el dólar se habían mantenido fijos frente al oro, en un sistema llamado precisamente "patrón oro", y habían sostenido, en consecuencia, una paridad recíproca. Durante el patrón oro, la equivalencia entre las monedas británica y norteamericana había sido de 4,86 dólares por libra. La tasa de US$ 3,50 implicaba una libra con menos valor que la que había regido durante décadas. En parte, la depreciación de la libra se debía a la expansión monetaria que había ayudado al Reino Unido a financiar la Gran Guerra.

A pesar de las colosales deudas –sobre todo, con los Estados Unidos– que pesaban sobre el Tesoro británico, muchos en Inglaterra consideraban que su país seguía en la cima del poder económico mundial. Si era incómodo que la libra hubiese perdido valor frente al dólar durante la Guerra, mantener esa situación en tiempos de paz resultaba sencillamente inaceptable. Para Churchill –ministro de Economía a partir de 1925– y otros, el retorno a la paridad sagrada de US$ 4,86 era no sólo una cuestión de orgullo nacional, sino también una manera de ganar la confianza absoluta de los círculos financieros en la City londinense.

Keynes se opuso con vehemencia a esa política. Famoso por su apesadumbrada crítica al Tratado de Versalles (Las consecuencias económicas de la paz, 1919), Keynes atacaba ahora el proyecto revaluacionista del ministro de Economía (Las consecuencias económicas del Señor Churchill, 1925). En esencia, el argumento de Keynes era que revaluar la libra desde 4,5 (donde ya se encontraba en 1925) hasta 4,86 –o, puesto a la manera argentina, disminuir el tipo de cambio de 0,22 dólares por libra hasta 0,205 dólares por libra– provocaría recesión y desempleo. En el par de páginas que siguen analizamos con nuestros gráficos las consecuencias de una revaluación monetaria.

¿Quién ganó el debate? Desde el punto de vista político, Churchill. La libra fue revaluada y se mantuvo en $4,86 dólares entre 1925 y 1931. En esos años, la economía británica estuvo estancada y sufrió tasas de desempleo comparativamente altas. ¿Tenía razón Keynes? Para algunos, es indudable. El famoso economista americano John Kenneth Galbraith consideró a la revaluación de la libra "la acción de política monetaria más decisivamente dañina de los tiempos modernos" . Sin embargo, en la historia económica, como en la historia a secas, todo se mueve al mismo tiempo y es difícil identificar causas. Explicaciones alternativas del retardo británico en los 20 apuntan a factores más profundos, como –por tomar una de ellas– la incapacidad británica para incorporar nuevas tecnologías (crucialmente, la electricidad) en un país cuya estructura productiva estaba indisolublemente ligada a la energía basada en el carbón.

1 comentario:

historia económica dijo...

hola soy un estudiante de economia del di tella y puedo decir lo siguiente,defendiendo a Keynes:
siguiendo la doctrina del patron oro, si los precios en A son demasiados altos en comparacion con B, el oro fluira de A a B esto aumentara el circulante en B y aumentaran sus precios, y los reducira en A. un movimiento EN ALZA DE LOS PRECIOS EN B se encuentra en medio camino con el mov. A LA BAJA del los precios en A.
esto lo relaciono a q el tiro de Churchill fue en expectativa de q los precios en EEUU suban, cosa q no sucedio dado a q el Bco de Inglaterra calculo la politica para mantener los precios, mas q para aumentarlos