domingo, febrero 10, 2008

mirando superdelegates, superstars

Ted Devine -que no es el de la fabulosa película Waking Ned Devine, sino el tipo que contaba los delegados para Mondale en la interna del 84- se suma a nuestra campaña: los superdelegados deben votar al que gane en el conteo de delegados elegidos por el pueblo.

Antes de Maine y de procesar por completo los tres estados del sábado, Obama está 50 delegados arriba, una diferencia ganada por completo ese día.

UPDATE: Maine adentro. Lástima el tiro en el palo de José Vizcarra, que si no era un fin de semana completo. Intrade da odds de 70 a 30:



5 comentarios:

Anónimo dijo...

muy buena pelicula!!! si no recuerdo mal la vi con jules en hammond 82, la viste vos tb con nosotros?
m

Rollo Tomasi dijo...

ja, grande martin, sí, vi al menos una parte con ustedes. después la vi entera otra vez.

santiago dijo...

sorry que los saque del trend critianista de asociasion libre con peliculas, pero mi problema con un triunfo Obama sigue siendo el running mate. Alguna sugerencia... tiene que ser alguien estilo Gore para no desestabilizar el "yes we can", Hillary a pedido de Fidel?, o un LBJ para compensar su segundo nombre Barack Hussein Obama???

El del 0.33% dijo...

Jua...Los de William Hill suspendieron las apuestas en Politics entre Obama y Hillary...
Que lástima, ya nadie podrá sacarles la plata...

Juan dijo...

Son buenos los argumentos que plantea para que los superdelgados le den mayor margen de votos al candidato que ganó efectivamente las primarias y los caucuses.

El central, me parece, es que los "votantes ordinarios" no sientan que su voto vale menos que la oligarquía de comité: cuyo daño puede ser muy grande para el partido.