martes, julio 01, 2008

nuestro tenaz pesimismo

Alguna vez fantaseamos con escribir la historia del pesimismo. Y mostrar cómo los peores pronósticos han sido desmentidos una y otra vez. No, no vivimos en el mejor de los mundos posibles; pero vivimos en el mejor de los mundos que han existido: menos mortalidad infantil, menos hambre, menos guerras, vidas más prolongadas, etc. Y sin embargo, nuestro pesimismo es tenaz. En esta década, incluso, el crecimiento económico promedio por país y promedio por habitante debe ser el más alto de la historia (que no es lo mismo que el crecimiento económico mundial, en el que las economías más grandes pesan más). Y sin embargo nuestros medios se sorprenden de que la gente, en total, esté más feliz.



8 comentarios:

Natalio Ruiz dijo...

Los de Racing estarán de acuerdo...

Saludos

Cosas que Pasan

Anónimo dijo...

"The average pencil is seven inches long with just a half inch rubber, in case you thought optimism was dead"

Anónimo dijo...

Por supuesto que los de Racing estamos de acuerdo, cerramos el clausura llenando el cilindro y localmente tapamos al resto de los partidos de esa fecha (España vs Alemania etc.). Además en el campeonato si bien Racing saca poco puntos con la recaudación que hace, relacionandolo con lo que vale el plantel y los sueldo que les paga, seguro que Racing es eficiente que muchos. Hasta parece que lo dirigiera un economista.

Mimi dijo...

Rollo,

Por eso le dieron un nobel a Kahneman y Tsversky. la gente no es racional, y tiende a ser mas pesismista que lo que lo que deberia ser.

Podes leer el libro de jonathan Baron si te interesa.

Anónimo dijo...

En todas partes, pero muchísimo más en la Argentina, los medios tienden a presentar la realidad cotidiana tras el cristal de lo horrible (más crimen, más violación, más miseria, más todo lo malo). Es su negocio. Si se toman las estadísiticas de criminalidad de la Argentina y las de los Estados Unidos (por no decir Brasil, Chile, México o Colombia, puestos ahora como modelos que nuestro país debería imitar) se ve que tenés muchas más posibilidades de que te manten, te violen o, por lo menos, te dejen minusválido en Miami, Chicago o Los Angeles (por no decir, Río, Fortaleza, Santiago o San Pablo, o Medellín y Bogotá) que en Buenos Aires. Más o menos tres veces más promedio (y hasta límites -San Pablo o Medellín- de siete veces más). Pero gracias al gran diario argentino y a la tribuna de doctrina (sin olvidar al querido diario de los fines de semana) en la Argentina estamos al borde del precipicio
Guille

Ana C. dijo...

Lo bueno de la felicidad de los daneses es que contagia.

Karamazov dijo...

Espero que perdonen mi pesimismo... Les dejo un fragmento de “Sobre héroes y tumbas” de Sábato “Y también se dijo: ¿no serán todas las esperanzas de los hombres tan grotescas como éstas? Ya que, dada la índole del mundo, tenemos esperanzas en acontecimientos que, de producirse sólo nos proporcionarían frustración y amargura; motivo por el cual los pesimistas se reclutan entre los ex esperanzados, puesto que para tener una visión negra del mundo hay que haber creído antes en él y en sus posibilidades. Y todavía resulta más curioso y paradojal que los pesimistas, una vez que resultaron desilusionados, no son constantes y sistemáticamente desesperanzados, sino que, en cierto modo, parecen dispuestos a renovar su esperanza a cada instante aunque lo disimulen debajo de su negra envoltura de amargados universales, en virtud de una suerte de pudor metafísico; como si el pesimismo, para mantenerse fuerte y siempre vigoroso, necesitase de vez en cuando un nuevo impulso producido por una nueva y brutal desilusión.”

Saludos,

Anónimo dijo...

ta linda la chica de la foto