domingo, julio 20, 2008

Torcuato Di Tella en Clarín

Aprovechando el lugar que nos presta Rollo, les dejo un texto que salió publicado en el día de hoy en Clarín. Lo escribe Torcuato Di Tella y por supuesto me parece de lo más elocuente que se dijo en estos días luego del voto "no positivo" de Cobos.

Amigos del Gobierno nacional: no se preocupen, esto no es un nuevo sermón "republicano" sobre imprudencias en el manejo de la cosa pública, errores de táctica o falta de buenos modales en el último conflicto. Todo eso puede haber ocurrido en estos meses, pero el problema es más profundo, y al mismo tiempo da lugar para más optimismo. Porque lo que pasa es que todos tenemos que adaptarnos al nuevo país que —bajo la conducción de ustedes— se ha construido en estos últimos años, desde la crisis de fines del 2001.Se ha conseguido que haya una Suprema Corte de Justicia independiente, y si los ruralistas hubieran apelado a ella por haber quedado desconformes con los resultados del Congreso no se sabría qué iría a pasar. Con viento de cola pero con decisiones firmes, plantándosele al FMI cuando era necesario y controlando el superávit "a la suiza", han recortado los índices de desocupación y le han asegurado a los empresarios del campo su prosperidad. El resultado es que ellos se sienten fuertes, se hacen los gallitos, y se quejan de que se habrían fundido con las retenciones móviles (fundidos estaban en el 2001). Ustedes han depurado al peronismo, y el resultado es que han perdido importantes sectores de ese movimiento, que ya no es hegemónico. Formaron una Concertación con sectores minoritarios pero de espíritu autonómico, y ahora ellos hacen lo que piensan que deben hacer, no lo que el partido mayoritario prefiere.¿Quieren una opinión? Cobos le ha hecho un gran servicio al Gobierno (y a todos nosotros). Ha demostrado que las instituciones democráticas funcionan, que ustedes no son tan omnipotentes como algunos piensan. ¿Saben el papelón que hubiera sido ganar 37 a 35 usando el voto de Ramón Saadi? La mitad del Senado y el vicepresidente le han brindado al Gobierno la oportunidad de dar un paso atrás, facilitándole el argumento de que lo hacen ante el límite inapelable que impone la división de poderes, ante la necesidad de consensuar con los aliados, que no son de palo, y no ante la extorsión de los ruralistas cortando todas las rutas del país por tiempo indeterminado, como hicieron en la primera protesta.Si los legisladores nacionales o provinciales, gobernadores o intendentes, se dejaron influenciar por esa presión, es problema de ellos. Ustedes no son todopoderosos, no son los que mandan, son los que representan a un país complejo, multipolar, difícil pero no imposible de gobernar. Como lo son, en ese sentido, las naciones más avanzadas del mundo, o las que más seriamente se encaminan a serlo. ¿O no vieron lo que pasa en España o en Francia, por no mencionar a Brasil, donde todos los días le sacan canas verdes a Lula, en Chile otras tantas a la Bachelet, y en los mismos Estados Unidos lo tienen contra las cuerdas a Bush? ¿O pensaban que todo iba a ser un paseo? Si hubiera sido un paseo, el proyecto básico capitaneado por el matrimonio Kirchner habría fracasado. Paradójicamente, aunque esta vez no consiguieron lo que puntualmente querían, ustedes han tenido un fenomenal éxito en lo que importa. Ahora hay que adaptarse a lo que entre todos, dentro o fuera del gobierno, hemos creado. No digo que hayamos llegado ya al país en serio que nos proponíamos construir, pero hemos avanzado mucho en acercarnos a él. Entonces, muchachos, actúen como si estuviéramos —casi— en un país en serio. Eso implica que ya no hay poder hegemónico del Ejecutivo, ni del partido mayoritario.Mucha gente se queja, y a pesar de la billetera presidencial la oposición junta más presencias en la calle. ¿Quién dijo que esto es una derrota? Es sin dudas una victoria histórica descomunal. ¡Gracias, entonces, Cobos, por lo que hiciste, por las razones que sea que lo hayas decidido! Le has hecho un regalo a Cristina casi tan grande como los que todos los días les obsequia Luis D'Elía a los enemigos del Gobierno. Pero, eso sí, vayan todos adecuándose a actuar como en un país —casi— en serio. Revisen un poco sus actitudes. Hagan examen de conciencia, acepten que a veces los otros tienen algo, aunque sea un poquito, de razón. Ya sé que es pesado dar consejos no solicitados y que quizá más pesado sea recibirlos, pero ahí van por si les sirven. Entonces les digo: Frenen a los más exaltados, hagan rodar algunas cabezas, como se practica en todos los países del mundo ante una crisis, y sigan adelante con las banderas que han estado enarbolando durante estos años de gobierno. ¿Querían un país en serio?

Fuente: http://www.clarin.com/suplementos/zona/2008/07/20/z-01718913.htm

11 comentarios:

withdmore dijo...

Me gustaría que así fuera, pero viendo que Cristina lo primero que dijo fue "defeccion", "nos traicionaron", "no nos entendieron", que el hijo de Nestor pide la renuncia del nuevo héroe nacional (por ahora), que se cita a Judas, y que empezó una caza de brujas; mi conclusión es que Los K no van aceptar ni este consejo ni "el favor cletiano".

Karamazov dijo...

La verdad es que yo le recomendaría que se saque una foto con Cobos. Quizás mejoraría su popularidad...

Karamazov dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Hasta éste les toma el pelo...

miguel

il postino dijo...

Si, si Torcuato le dice eso, en cualquier momento hasta Braga Menendez se les da vuelta...

Pero Torcuato es suficientemente inteligente para distinguir apoyo a un gobierno, con obsecuencia servil

Anónimo dijo...

Que pena que murio Guido, mas alla del mal chiste sobre las relaciones carnales.

Tommy Barban dijo...

A este blog le sientan bien las vacaciones del anfitrión. Torcuato dice elocuentemente los que muchos pensamos.

adolfo dijo...

Creo que Torcuato se equivoca en un punto decisivo: el conflicto que se ha generado en nuestro país no tiene nada que ver en contenido y forma con los que han padecido los presidentes que menciona. A Bachelet se le han enfrentado los estudiantes secundarios por la Ley de Educación y los obreros del cobre subcontratados; a Lula lo ha molestado el Movimiento de los Sin Tierra y a Bush los que contrarios con la guerra en Irak. Ninguno de ellos se tuvo que enfrentar con el grupo económico más poderoso de su país mediante cortes de ruta masivos. Más bien, la lucha planteada aquí se asemeja, tanto en contenido como en forma, a las sucedidas en Venezuela y Bolivia. ¿Son éstos países en serio o están en vías de serlo? Por cierto, no creo que todo está perdido para el Gobierno pero la tarea que tiene por delante es mucho más complicada de lo que supone Torcuato, los métodos utilizados por sus adversarios mucho más violentos y los resultados mucho más importantes para el destino del 60% más pobre de la población.

il postino dijo...

adolfo, no dramatices...al gobierno se le puso de manos toda la clase media urbana y gran parte del interior porque se hartò de su nivel de incapacida y de su doble discurso. El caso de Venezuela y el de Bolivia son cosas muy distintas que solo lo pueden asemejar aquellos que quieren construir en sus mentes algún tipo de "movimiento continental".

El destino de los mas pobres depende de lo que haga el gobierno con cosas mucho mas concretas como la inflacion. Y por ahora, no ha hecho nada sino ditraernos con pavadas para que no nos demos cuenta que ese es el gran problema. Con bajar la inflacion al nivel de Brasil o Chile sacas automaticamente a un par de millones de personas de la linea de pobreza. Pero estos salames se creen que estan peleando en una guerra de liberacion.....BASTA DE VERSO!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

De acuerdo con vos Postino. Esta claro que este conflicto fue por la guita, lisa y llanamente. Luego evoluciono a un reclamo general por el modo de conducirse (hipocresia, patoterismo, mentiras). Si Nestor le canta falta envido a todo el mundo, iba a pasar que un dia alguien le iba a decir "quiero" y despues hay que mostrar las cartas...

Anónimo dijo...

Un comentario absolutamente irrelevante de Torcuato. Pone en perspectiva histórica lo que sucedió hace seis meses, casi como jugar a la ruleta. Una simplificación optimista.
A Adolfo: el campo es el sector económico más poderoso del país? En serio? Si así fuera, por qué nunca se lo convocó? No se tenía la mínima lectura de qué es lo que pasaba en ese sector poderoso. Este gobierno no enfrenta a los poderosos, los sienta a su mesa.
Lucho desde Rosario