jueves, julio 30, 2015

Las 20 diferencias Sanz-Macri (entrega 4 de 5: Ley)

En esta cuarta entrega, presentamos algunas de las diferencias entre Sanz y Macri en aspectos relacionados a las instituciones, es decir, al imperio de la ley.

13.   Lucha contra la corrupción, transparencia. Sanz considera que la lucha contra la corrupción es prioritaria, y una de las primeras medidas de su gobierno sería ayudar a la Justicia a investigar casos de corrupción de gobiernos anteriores. Además, Sanz tiene una fuerte agenda de transparencia, para desalentar potenciales actos de corrupción. Su programa “Cuentas Claras” da a los ciudadanos el derecho a controlar online cada pago estatal, con detalles de montos y beneficiario, incluso antes de ser efectuados. Macri no menciona con frecuencia la palabra corrupción.

14.   Distinción entre Estado y partido. Sanz considera que tiene que ser tajante la distinción entre actos de Estado y actos del gobierno, o de un partido político. Su programa de “Publicidad Ciega” permitiría a cada medio saber automáticamente cuánta publicidad oficial le correspondía según parámetros equitativos, independientes del color político del medio en cuestión. Macri mostró en la práctica que esa distinción no tiene que ser tajante, por ejemplo, lanzando su fórmula presidencial en la inauguración de una obra de todos los porteños, pagada por todos los porteños. Además, la publicidad del gobierno de la Ciudad, junto con las de Massa, Scioli y Rodríguez Saá, fue denunciada como abusiva e ilegal por prestigiosas ONGs, ya que se trata de publicidad política disfrazada de publcidad estatal.

15.   Juego. Sanz cree que la industria del juego no es un negocio sino un problema. Respetuoso de las libertades individuales, cree que no puede prohibirse completamente el juego, pero sí desalentarse y limitarse, y en particular ayudar a las personas con problemas de ludopatía. Por ejemplo: la publicidad del juego debe estar prohibida, la industria debe estar gravada con impuestos altos para ser desalentada (como el cigarrillo o el alcohol), debe haber educación en contra de la ludopatía y deben regularse y limitarse las interacciones financieras entre casinos y clientes y ayudar a ludópatas al autocontrol financiero. Macri no ha combatido el juego en la Ciudad de Buenos Aires.

16.   Federalismo político. En la tradición de la UCR, Sanz es un activo sostenedor de un federalismo auténtico, es decir, de un mayor poder en gobiernos provinciales y municipales. Sanz y Macri coinciden en algunos puntos, por ejemplo en la transferencia de competencias de la Policía Federal a la Ciudad de Buenos Aires. Sanz propone reformas que acerquen más el poder a los ciudadanos, como la tripartición de la provincia de Buenos Aires o que los municipios tengan derecho a iniciar obras de infraestructura contando con el apoyo automático de gobiernos de entidad superior, para liberarlos del disciplinamiento político de la caja nacional. Macri no ha presentado ideas que tengan que ver con el afianzamiento de las autonomías provinciales y municipales.