martes, diciembre 18, 2007

El dulce hacer poco: la economía de la Administración Néstor

Dígamoslo rápido y de una vez antes de calificarlo: los resultados económicos de la administración de Néstor Kirchner son, con un buen margen de diferencia, los mejores de la historia argentina. Ni el más optimista podía imaginar hace cuatro o, mucho menos, cinco años, este torrente de ochos: ocho de crecimiento cada año, ocho de desempleo, ocho –quizás corregibles hacia arriba, ojalá que no hacia abajo- de presidencias kirchneristas.

¿Cuál fue el secreto? Cuando en 1919 Clemenceau se enteró de que Woodrow Wilson había preparado sus famosos Catorce Puntos para la Conferencia de Versalles, dijo “Wilson me aburre con sus catorce puntos; el Buen Señor tiene sólo diez”. Así con Néstor Kirchner: de las populosas listas de reformas o contrarreformas que de uno y otro lado se proponían para salir de la crisis del milenio, el buen señor tomó sólo dos: superávit fiscal y tipo de cambio alto. Así de económica fue la política económica de la Administración Néstor: allí empieza y allí termina.

Allí empieza, decimos, en un sentido temporal y también en uno conceptual. Kirchner llega al gobierno con esos dos pilares ya en su lugar, penosamente montados durante los breves gobiernos anteriores, forzados por las circunstancias a tomar el camino del repudio de la deuda pública, de una enorme redistribución del ingreso en contra de los asalariados por la vía de la devaluación y de la imposicion de los gravámenes a las exportaciones más elevados del mundo. Equipo que gana no se cambia: casi toda la política económica de los últimos cuatro años puede entenderse como un esfuerzo por mantener ese esquema –cuyos primeros frutos ya asomaban en aquel invierno de 2003– a salvo de las cambianes circunstancias de la política y de la economía.

En ese sentido puede decirse que la de Kirchner fue una política económica a la defensiva. En política no puede negársele creatividad al presidente que se va: creatividad malograda en ese camino errático por transversalidades, concertaciones y neoperonismos, pero también creatividad inspirada en esos dos golpes maestros, iluminados, inesperados: el descabezamiento del peronismo duhaldista en 2005 y la reelección sin reelección en 2007. Pero en economía el verbo no ha sido crear sino conservar: el valor de los precios administrados, el tipo de cambio real, el índice publicado de inflación, el superávit fiscal. El instinto conservador obliga a ciertos ajustes, de tanto en tanto, pero siempre en respuesta a circunstancias y en las dosis justas como para mantener las cosas en su lugar: un poco más de retenciones si los precios internacionales suben, alguna corrección del dólar si crecen los internos –para evitar la apreciación real– un poco más de subsidios si aumentan los costos en los sectores de precios administrados, una redirección de los ahorros previsionales si se necesita reforzar la caja.

Allí, en la conservación de los valores de un par de variables macroeconómicas, también termina la política económica de Kirchner. No es posible mencionar una sola acción preventiva o reformista: todo ha consistido en el mínimo cambio indispensable para manener las cosas como estaban, o en la reacción a un problema cuya solución ya no puede ser pospuesta. Así con la renegociación de la deuda –cuyo resultado, pagar unos 3 puntos del PIB de intereses al año, no fue ni peor ni mejor que el que podía esperarse– o con las respuestas, tardías por cierto, a los estrecheces energéticas. Revisando los archivos, las únicas acciones económicas no obligadas por las circunstancias tuvieron mucho más simbología que contenido: el pago al Fondo Monetario, por ejemplo, o la creación de empresas estatales que son en verdad oficinas públicas de poca monta.

Pero ¿cuál es, finalmente, el problema con este “dulce hacer poco”? ¿No tiene, en última instancia, un dejo de laissez faire que estimula a que los negocios se desarrollen en un clima calmo y previsible, sin "reformas" ni "planes económicos" que en el fondo alteran las reglas de juego? Después de todo, ¿no ha bastado el dulce hacer poco para ayudar a una recuperación que ya se ha transformado en un crecimiento vigoroso? Un primer problema es que se trata de políticas que funcionan en unas circunstancias pero no en otras. Con el desempleo del 20% el hiperdólar es compatible con la estabilidad de precios; con un mercado de trabajo pujante, es un dólar que ha generado niveles peligrosos de inflación. Con precios internacionales históricamente altos, tener un excedente financiero mínimo y basado en impuestos a las exportaciones implica que un cambio de la marea pondría a las cuentas públicas en terreno rebaladizo.

En segundo lugar: quizás hemos ido demasiado lejos en este dominio de la macroeconomía sobre las “reformas”, revirtiendo las prioridades, también exageradas, que dominaron en la década anterior. Sí: la combinación de precios competitivos inernacionalmente y superávit fiscal alcanza para crecer más o menos al compás de las circunstancias. No es suficiente por sí misma para que ese crecimiento sea menos volátil, para que las cuentas públicas estén a resguardo de las crisis, para que cada región de nuestro país encuentre su lugar en el mundo, para que la estructura impositiva refleje un deseo compartido por una sociedad más equitativa. Para eso y mucho más sí es necesaria una agenda algo más voluminosa, que quizás no llegue a los catorce puntos pero sí, seguramente, a los diez.

22 comentarios:

Julio Oscar dijo...

Muy bueno. 100% de acuerdo.

Ana C. dijo...

Muy bueno.

Ulschmidt dijo...

Ojalá hubiera sido dos toques macros, superavit y tipo de cambio alto! Es la recete Lavagna inicial. Pero no podemos decir que es un "dolce far niente" meterse a administrar todos los precios, patotear todas las empresas, repartir subsidios a granel. Esa es la parte que fracasa del esquema - y fracasa fuerte y fiero y hasta ahora se enmascara tal fracaso con el éxito de la simple recete precedente.

Anónimo dijo...

Si recuerdo correctamente, la inflación comenzó a convertirse en un problema, cuando Lavagna todavía era ministro.
ÉL quería controlarla con mayor superavit fiscal y más inversión.
Pero al poco K lo hechó, y cambió de idea, trató de controlar la inflación con acuerdos de preciosk, que fracasaron. Y desde hace un año que ya ni trata de controlarla, la dibuja.

Yo creo que lo que proponía Lavagna era a mejor opción, agregando también una "leve" apreciación del peso. Que flote entre 2,80 y 3, como quería Prat Gay


Exiliado

Elemaco dijo...

Una belleza!

Y lo mejor es el maquillaje "neopopulista progre" que le ponen.

Anónimo dijo...

Rollo, a vos que te gustan las contrafactuales: Con otra administración que -poniendo en otros términos el concepto de tu post- "no hiciera la plancha", y dadas las mismas condiciones económicas externas, ¿no podrían haberse conseguido resultados mejores que los que tuvimos? porque en todo caso lo que la historia podría achacarle a K cuando se miren éstos excelentes nros. en perspectiva es que no aprovechó la oportunidad de dejar al país sin pobres con las mejores condiciones externas en 100 años, por ejemplo.
Saludos.

Musgrave dijo...

Rollo muy bueno el racconto.

Ahora, me parece que el otro punto es la politica de ingresos. Los aumentos de salarios y jubilaciones algún impacto han tenido sobre la demanda agregada y más sobre la reelección sin reelección.

Anónimo dijo...

Rollo, buenisimo pero una pregunta, el resultado hubiera sido el mismo con, por ejemplo, las condiciones externas actuales? Cuanto se le debe a la coyunturua economica mundial?
Saludos,

il postino dijo...

Ya que estamos halagàndote, te sumo mi felicitaciòn! Excelente post, y màs allà de los detalles, muy probablemente la descripciòn màs acertada de las "Kconomics"

Trygve dijo...

Se va un mal presidente, que hizo casi todo muy mal. Un tipo poco lucido, realmente un tonto. Un presidente que como dicen por ahi, tiene un XXXX mas grande que una casa.

Que dilema el de Cristina. No puede querer que digamos eso de ella, pero como no quererlo a la vez.

Anónimo dijo...

Pero entonces, porque no somos capaces de tener una oposicion con mayor rol?

Too much Tinelli?
Too many medios de comunicacion controlados?

O simplemente a los argentinos con la panza llena (sin saber si la panza llena viene por Precios internacionales o por politica economica) nos viene bien cualquier cosa?

Otro exiliado mas

Anónimo dijo...

Rollo. Lo escribiste bien, pero eso no le impone veracidad... Para empezar, yo no le creo a ningun numero de la administracion K. Segundo, no entiendo (desde afuera) por que hay tantos paros y protestas todos los dias en Argentina si la cosa va barbaro? [ya se, puede haber muchas explicaciones, pero me inclino por las relacionadas con caida de salario real, aumento de pobreza y peor distribucion del ingreso]
Coincido con anonimo contrafactual... En todo caso, siguiendo tu argumento, habria que agregar que K perdio una oportunidad historica de hacer reformas micro cuando la situacion macro lo permitia (por lo menos vas a coincidir conmigo en que podria haber intentado mejorar el sistema educativo)

MT

ps: viste la paradoja que se da con tener un tecnico pedorro en la seleccion? Por un lado pierde la seleccion, pero por otro gana el fulbo argentino.
Como el Coco es un populista y pone a los que Ole y la gilada pide, ahora los jugadores buenos (aunque no top top) quieren todos venir a la Arg para que la gente los pida, Ole los ponga, y terminen en la seleccion.... Con MB podias estar jugando en Polonia que si andabas bien te llamaba...

ayjblog dijo...

Rollo, desde mi humildisima postura de lego, terminamos mejor estos años que los del Carlo/Fernando, me da la impresion no?
Causas, muchisimas, o no? los precios tb fueron altos en la 1ra parte de la decada del 90, asi que no debe ser eso
Consumimos stock, puede ser, pero, again, vis a vis la decada del 90 terminamos mejor no?
O no?

Anónimo dijo...

Es dificil crecer a mas del 8%... por ahi mejorar la distribucion. Pero ahi tenes que reformar, y pelear (vuelvo sobre esto). Pero quizas la urgencia es crecer, bajando la desocupacion, en una primera etapa. S/ Samuelson por ej, en una comparacion UE - EU, mejor tener la gente empleada... Para nosotros quizas en el contexto primera mitad 00, era imperativo empezar por ahi. Ahora veremos... Yo no soy tan pesimista. A pesar de que el sistema politico - fiscal (que va mas alla de K) es pobre, algo de informacion transmite sobre las prioridades socioeconomicas de la mayoria... No quiero parecer conformista, se derrocha tiempo y dinero, se podria estar mejor, pero eso va mas alla de K... REformas: Dudo que con el 25% haya podido reformar el regimen de transferencias por ejemplo. Prioridad 4: controlar LA PROV. Y la corrupcion y la obra publica, etc., y si queres sobrevivir dadas las reglas, tenes que generar y repartir... es interesante discutir estas cosas. saludos de la periferia.

Trygve dijo...

Voy a decir algo que a muchos no les va a gustar -lo cual me entusiasma mas a decirlo:

El gobierno de MeneM, especialmente el primer mandato, fue por lejos, el mejor del siglo XX.

El Mellizo dijo...

esta vez la pegaste rollo. 100% de acuerdo. si hiciéramos esos diez puntos tal vez podríamos afianzar a la argentina, tanto interna como externamente.

Anónimo dijo...

Muy bueno Rollo..como análisis economico ..sencillo y certero, algo poco usual en la tribu, pero me parece que hay eventos políticos y sociales que van ha hacer sentir el costo de hacer la plancha en lo económico.
Marcelo

Anónimo dijo...

Trygve:
Vos sos de los que robaste, indultaste o desocupaste con Menem?

Tommy Barban dijo...

Muy buen post rollo, pero el gobierno ha hecho bastante más que mantener esas dos variables macroeconómicas. Por citar un solo ejemplo, generalmente olvidado: el gobierno ha mantenido controles de cambio estrictos que limitan severamente el ingreso (y salida) indiscriminada de divisas destinadas a la especulación financiera, con lo cual nos ha protegido de la ciclotimia de "los mercados" internacionales.

Trygve dijo...

No, no robe ni con Alfonsin, ni con MeneM, ni con De la Rua, ni con Duhalde ni con Kirchner-De Vido.

No indulte a nadie, y hubiese deseado que la sociedad pudiese sostener los resultados de los juicios a las juntas y mantener presos a los militares genocidas sin punto final.

Solo soy de los que creen que el gobierno de MeneM reincerto el pais en el mundo, termino con la inflacion despues de 50 anios, y termino con el problema militar. Y lo hizo pagando costos politicos. Algo que creo debe ser valorado.

Ademas, modernizo los servicios, respeto a la prensa libre, y fue un gobierno que busco la paz. MeneM pago un costo politico enorme para garantizar el acuerdo limitrofe con Chile. Compara solo eso con el bochorno populista por Botnia.

Anónimo dijo...

Che, como que no hizo nada. Si hasta sigue trabajando despues de hora. Recien regreso de la selva ... donde nos represento con dignidad e hizo que Argentina quede muy bien parada en el mundo junto al terrible pelotudo de Chavez!!

Anónimo dijo...

K plancho a nuestras arcas y a nuestras esperanzas. Kristina ni siquiera sabe planchar.
Es un gobierno de ignorantes y ladrones, y no excluyo a ninguno. Es un grupete bananero que nos esta jodiendo la vida y el futuro.